Marcas

Escenarios para el deporte

Algunos clubes locales se han animado a utilizar tremendo escenario y les ha quedado grande. Ahora, Petrolero se alista a jugar en ese estadio sus partidos como local por la Copa Simón Bolívar, aunque difícilmente llevará la cantidad de personas que al menos complete mitad del aforo.

La Razón (Edición Impresa) / Editorial

07:00 / 10 de septiembre de 2018

Salvo el amistoso de apertura entre Petrolero y Bolívar, y dos partidos internacionales, uno de Copa Sudamericana (Petrolero vs. Universidad Católica de Ecuador) y otro de preparación de la selección boliviana (contra la de Nicaragua), el majestuoso estadio de Yacuiba —inaugurado hace más de un año— no ha vuelto a recibir un espectáculo de trascendencia, por lo que sus tribunas con capacidad para unas 25.000 personas han permanecido vacías.

Algunos clubes locales se han animado a utilizar tremendo escenario y les ha quedado grande. Ahora, Petrolero se alista a jugar en ese estadio sus partidos como local por la Copa Simón Bolívar, aunque difícilmente llevará la cantidad de personas que al menos complete mitad del aforo.

El sábado, en Villa Tunari fue inaugurado el Bicentenario, otro lindo estadio, aunque la pregunta inmediata apunta a cuándo será la próxima vez que, luego del clásico Bolívar vs. The Strongest jugado ese día, lleve a sus butacas una importante cantidad de espectadores y lo haga verdaderamente útil. Lo más probable es que pase mucho tiempo.

Todo lo anterior, a lo que se suman otros escenarios estrenados últimamente, invita a pensar en qué medida se puede aprovechar tremendo esfuerzo —e inversiones millonarias— que se hace desde el Estado para dotar a determinadas regiones de infraestructura, o si es un riesgo enorme hacerlo a sabiendas de que difícilmente se le va a dar el beneficio que amerita a raíz de una serie de limitaciones que hay para llevar a esos lugares programaciones deportivas que estén a la altura.

Yacuiba mantiene su escenario a cambio de un gasto importante que no recupera. Hay imponentes coliseos —envidia sana— que después de su inauguración nunca más fueron abiertos para el deporte. No se puede dejar de aplaudir estos avances, una casa para el deporte siempre va a ser bienvenida, pero hay que cuidar que ésta no permanezca vacía, porque si ocurre ello el tiempo dirá que el esfuerzo realizado no valió la pena.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia