Cultura

Alberto Villalpando: ‘Compondré hasta que la vida me lo permita’

Ha compuesto 110 obras para diversos conjuntos, orquestas, obras de cine y, por si fuera poco, varios años también se dedicó a la enseñanza de la que llama su “pasión y motivo de vida”: la música.

Villalpando en una sesión de fotos anterior, para ‘La Razón’.

Villalpando en una sesión de fotos anterior, para ‘La Razón’. Foto: Fernando Cartagena - Archivo

La Razón (Edición Impresa) / Paola Mejía / La Paz

17:46 / 05 de diciembre de 2019

Este 2019 no podría cerrar de mejor manera para el maestro Alberto Villalpando. Hace una semana finalizó la grabación de la banda sonora de la segunda parte de Mi socio y este sábado presentará una nueva composición musical suya.

Como quisiera vivir feliz, como quisiera viajar sin fin, quiero tener un amigo leal, como si fuera mi mismo ser, el brillo, el vito y el camión...

¿Quién no recuerda la canción principal de una de las obras cinematográficas de mayor relevancia del país: Mi socio? El tema fue interpretado por Gerardo Arias, pero la letra y la música fueron creación de Villalpando.

Hace una semana la grabación de la banda sonora para la segunda parte de la cinta se completó. “Fue un pedido expreso de (Paolo) Agazzi de que yo me encargara de la música para el filme”, explica. Mi socio 2.0 se estrenará posiblemente en enero de 2020.

Tiene 79 años. Vive en la ciudad de Cochabamba desde 2001 y sin embargo, en el marco de los proyectos del Programa de Intervenciones Urbanas (PIU) este sábado en el Salón de Honor del Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez (calle Jenaro Sanjinés esquina Indaburo) a las 19.30, el artista presentará una nueva composición bautizada como Mística #15 para clarinete, cello y piano.

Las intérpretes serán tres mujeres: Vivian C. Gutiérrez Quintana en el clarinete, Vania Andrea García en el cello y Mariana Alandia Navajas en el piano. El ingreso tendrá un costo de Bs 50 y Bs 25.

Foto: Eduardo Schwartzberg-Archivo

Trayectoria. El músico nació en la ciudad de Potosí en 1940. Su formación musical inicial la hizo en la Villa Imperial, para luego irse a Buenos Aires (Argentina) donde estudió composición y vivió por más de siete años. Posteriormente se convirtió en un ciudadano del mundo, viajando por y para la música, no obstante, la mayoría del tiempo trataba de quedarse en su país natal. “Por mi patria yo siento un profundo amor”, cuenta vía telefónica a La Razón.

Ha compuesto 110 obras para diversos conjuntos, orquestas, obras de cine y, por si fuera poco, varios años también se dedicó a la enseñanza de la que llama su “pasión y motivo de vida”: la música.

“Es muy difícil hacer una autoevaluación pero considero que una de mis obras de mayor relevancia es: Al mar, una composición creada específicamente para el sesquicentenario de la fundación de Bolivia que le dio otro significado al poemario de Óscar Cerruto: Patria de sal cautiva”. 

No podemos evitar nombrar algunas otras piezas que brindaron diferentes perspectivas a películas de Jorge Sanjinés, Agazzi o Jorge Ruíz con El clamor del silencio en 1979.

Pero, mucho antes de eso, en 1964 se convirtió en jefe del Instituto Estatal de Cine de Bolivia y en 1967 fue nombrado director del Departamento de Música del Ministerio de Cultura.

Además, se desempeñó como profesor de composición y director del Conservatorio Nacional. En 1995 puso en marcha su atrevida apuesta por la ópera Manchay Puytu, compuesta en tres actos. En 1998 fue galardonado con el Premio Nacional de Cultura de Bolivia. “Me siento honrado y complacido de haber cumplido 59 años de trayectoria y tener el cariño de los ciudadanos”.

Villalpando asegura que todo lo que ha hecho es producto de “una desenfrenada pasión por el arte al que eligió dedicarse”. Cuando este medio de comunicación le preguntó ¿cuáles son sus planes a futuro? el maestro no titubeó en responder: “Compondré hasta que la vida y el cuerpo me lo permitan”.

(05/12/19)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia