Cultura

Boliviano crea esculturas lúdicas y andinas en Croacia

Su nombre completo es Efraín Zenón Ávila Alanes. Nació en Oruro aunque creció en La Paz, en la calle Coronel Valdez de Villa Pabón. Su mayor recuerdo de infancia —que le marcó toda la vida— fue haber sido vecino de Reinaga. “Era su alumno”, dice con orgullo.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández / La Paz

17:15 / 23 de septiembre de 2019

No persigue necesariamente la belleza, sino que sus esculturas sean didácticas y reflejen la cultura cósmica andina. Así se presenta Efra Ávila, artista que creció bajo la influencia del intelectual Fausto Reinaga y que ahora expone su trabajo en Croacia.

Su nombre completo es Efraín Zenón Ávila Alanes. Nació en Oruro aunque creció en La Paz, en la calle Coronel Valdez de Villa Pabón. Su mayor recuerdo de infancia —que le marcó toda la vida— fue haber sido vecino de Reinaga. “Era su alumno”, dice con orgullo. 

Bajo el influjo del intelectual indianista aprendió arte y filosofía de la cultura cósmica andina. También aprendió, de manera autodidacta, a hacer esculturas, porque “van a quedar para la posteridad”, rememora en un contacto telefónico desde Split (Croacia).

Enfocado en lo didáctico, sus primeras obras remozaron el parque Laikacota y luego presentó exposiciones en La Paz y Sucre. Quería trascender, así es que reunió el dinero suficiente para viajar a Praga (República Checa) y exponer parte de su obra.

En 1996 emigró a Zagreb (Croacia), donde registró 100 modelos de rompecabezas didácticos hechos de metal y madera, y participó en varias muestras.

Espere…

Su arte es distinto. Convierte troncos secos en una especie de laberintos de donde se tiene que extraer una cinta. Esculpe bloques de piedras blancas para transformarlos en figuras que representan a la cultura tiwanakota.

“No presento mis obras en una sala de exposiciones, eso es para los artistas académicos. Si quieren ver mi trabajo tienen que ir a las montañas o al mar, donde está la naturaleza”, afirma el artista.

Sus esculturas de madera están, por ejemplo, en parques de Omis y de Split, ciudad famosa por sus playas y porque fue ahí donde el emperador romano Diocleciano mandó construir una fortaleza, el año 305 después de Cristo.

Ahora trabaja con piedra caliza, con la que crea figuras andinas y representaciones del Sol y las estrellas, que las quiere exponer en la cima de una montaña.  

A pesar de vivir en un lugar paradisiaco, el artista orureño tiene deseos de volver a Bolivia después de 27 años de ausencia, pero quiere hacerlo con una escultura, que tal vez resuma su aprendizaje en Croacia, la cultura andina y la influencia de Reinaga.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia