La Revista

Oruro celebra su día con fe y devoción a la Virgen del Socavón

Un grupo de chinas bailan en la morenada Cocanis de Oruro. Foto: Miguel Carrasco

Un grupo de chinas bailan en la morenada Cocanis de Oruro. Foto: Miguel Carrasco

La Razón Digital / Dennis Luizaga / Oruro

14:43 / 10 de febrero de 2018

La entrada del Carnaval de Oruro coincidió este año con la efeméride 237 del departamento. La festividad, además de la fe y devoción a la Virgen del Socavón, estuvo marcada por el civismo de espectadores y danzarines. 

La fiesta comenzó con orden y organización. Desde las 06.00 se concentraron los danzarines del primer conjunto, la Diablada Autentica Oruro, conocidos como los “mañazos”, este conjunto tiene casi 114 años.

El evento comenzó con la procesión de la imagen de la Virgen del Socavón por el trayecto de la peregrinación, el monseñor de Oruro, Cristóbal Bialasik encabezó la comisión de la iglesia que depósito la imagen en el templo del Socavón.

Los primeros conjuntos se caracterizaron por el entusiasmo en la danzas pese al poco público que se presentó en las graderías instaladas. La morenada Zona note resto importancia a esta eventualidad como la “ñaupa chola” Mery, quien dijo que el objetivo principal es llegar ante los pies de la “mamita del Socavón”.

A partir de las 10.00, se masificó la presencia de espectadores, algunos todavía expresaban las consecuencias de la verbena de la madrugada. En tanto, otros llegaban desde el interior, como Jun Peralta quien hizo el esfuerzo para viajar desde Cochabamba y tiene previsto retornar en la misma jornada. “Es la primera vez que vengo y espero que sea espectacular como me lo contaron”.

En algunos conjuntos, como los fraternos de la morenada Comibol, aprovecharon esta media jornada para realizar una vigilia y pedir bendición a la imagen de la Virgen del Socavón que tiene en su sede. Su presidente Jesús Jiménez comentó que la historia de los mineros y la morenada tienen un vínculo especial con la Virgen de la Candelaria porque es la patrona de los mineros.

Intensas Actividades

El ajetreo de los danzarines está presente en el punto de arranque, la calle Villarroel y Potosí es el espacio de expendio de insumos para los disfraces, un par de guantes está desde Bs 10 hasta 35. Las trenzas para morena están a Bs 35 y también hay arneses, entre otros cientos de elementos que conforman los atuendos.

Los puestos improvisados para el expendio de comida también se masificaron en el entorno del trayecto carnavalero. Matilde Crespo, se dedica a la venta de choripán y prevé que en esta jornada logra triplicar sus ingresos económicos hasta Bs 800, respecto a una venta de fin de semana regular, también vende cerveza en lata. Dijo que su negocio cuenta con autorización de asentamiento de la Alcaldía.

“Por casi un mes me prepare, el traje siempre lo cambio y como estamos acostumbrado yo misma elabore mis adornos”, comento Carmela Masi, danzarina de los Incas Hijos del Sol.

Por casi seis meses duró al preparación para Iván Delgadillo, bailarín de los Tinkus Tholkas, el participa en el bloque K’ achas. Comentó que el vestuario y los pasos son difíciles de dominar pero con los varios ensayos se logró coordinar con el resto de sus compañeros.

Varios de los propietarios de graderías ofertan en remate un asiento, hay desde Bs 250, el espacio que anoche estaba en Bs 290 y 300. (10/02/2018)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia