La Revista

La diablada, una danza que no pierde su identidad a pesar de los años

El presidente de la fraternidad, Casto Navia, cuenta en una entrevista con La Razón su experiencia en esta danza y su participación en el Carnaval de Oruro 2018.

El presidente de la fraternidad Artística Urus, Casto Navia, en entrevista con La Razón. Foto: Dennis Luizaga

El presidente de la fraternidad Artística Urus, Casto Navia, en entrevista con La Razón. Foto: Dennis Luizaga

La Razón Digital / Dennis Luizaga / Ángel Guarachi / Oruro

12:24 / 10 de febrero de 2018

Casto Navia baila en la diablada Artística Urus desde hace unos 57 años. Si bien, con el pasar los años, la danza ha tenido nuevos complementos en los trajes, la esencia y la identidad misma no se pierden, afirma.

Son al menos ocho de sus familiares que le acompañan, al también presidente de esa fraternidad, entre hijos y nietos y este año no es la excepción de danzar una vez más y llegar hasta la iglesia de la Virgen del Socavón.

La diablada Artística Urus, es conocida como los “botafuego” por las innovaciones que tienen en las máscaras que lanzan fuego. El espectáculo de la fraternidad comienza cerca de las 19.00 prevista de inicio del recorrido.

¿Desde cuándo y cómo surge su participación en la fraternidad?

Me casé y ante de ello mis padres y mi tío me ayudaron para seguir adelante, posteriormente en el matrimonio quien fue el apoyo fue mi esposa que me dio cuatro grandes hijos.

Y ellos desde pequeños me han acompañado en la danza, entonces va acreciento la familia desde los mayores hasta los menores y ahora vienen los nietos que también bailan y nos están acompañando hasta el momento.

Son 57 años de danza ininterrumpida en la diablada entre el año 1962 o 1963.

¿Usted empezó como un joven emprendedor, un joven que con la ocurrencia de querer participar del carnaval?

Desde muy pequeño a uno le incentivan en la diablada particularmente y yo tenía esa misión de verla a la diablada pero por situaciones económicas se me iba postergando hasta que conseguí un trabajo después de egresar del colegio, entonces tuve la oportunidad de pertenecer a esta fraternidad Diablada Artística Urus y ahí comenzó mi odisea de ser diablo neto, luego de ser guía, al siguiente año que ingresé, tuve unos buenos años de guía, por lo menos unos 25 años, posteriormente incursioné en las capas, que se conoce como Satanas o Lucifer. En ese interin de la vida de diablo he ido innovando muchas cosas en la vestimenta de la diablada Urus, buscando algunos colores hemos hecho diferentes trajes.

Antes eran solo dos colores pero después hemos ido innovando, cada año cambiamos de color, entonces se va uniformando poco a poco y eso nos ha merecido una característica esencial de la diablada que posteriormente en la coreografía hemos ido innovando también en las coreografías como también en el paso, que es diferente a todas las diabladas.

¿El paso y los trajes tiene algún sustento que hayan podido investigar?

No, el transcurso del tiempo las diabladas hacen una demostración coreográfica y nosotros hemos rescatado todas la figuras de la coreografía, el caso del paso simple, doble, eso siempre se hacía en coreografía en conjunto pero ahora los hacemos andando, es como un ballet andante, entonces hemos innovado con el tiempo.

¿Y los trajes, las máscaras?

Eso ha ido con el tiempo repercutiendo en el trabajo de los orfebres, de los carreteros y su ingenio de ellos, creando más sofisticadas máscaras.

¿Le menciono eso porque en el carnaval de Oruro se preserva la identidad, o sea que no hay una distorsión y al ser un referente la diablada Urus entonces se debe tener mucho cuidado con este tema?

Claro, estamos en ese tema de cuidar pero automáticamente los bordadores como los carreteros ya nos conocen y tienen que hacer una cosa especial para cada conjunto.

¿Desde cuanto existe la iniciativa de que pueda haber luces en las máscaras?

Debe ser hace una dos décadas que comenzamos con la luminosidad de las caretas que ahora también se ha sofisticado mucho porque ya se ha ido innovando en todo aspecto.

¿Ha sido bien recibido esto?

Claro que sí, lo más novedoso es cuando entramos de noche y aparte de eso. Entramos con fuego, últimamente nos llaman la diablada del fuego y por ultimo hemos innovado con lo botafuegos, con el grupo de satanaces y su bloque, pero ahora todos los bloques entran de diferente forma.

¿Cuántos integrantes de la familia bailan?

En este momento ocho, a parte de los sobrinos que son una cantidad de 10 más o menos. (10/02/2018)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia