Tendencias

Dubicel, la fortuna del niño que materializa sueños

La directora boliviana Yashira Jordán estuvo en la Alasita con el puppet del personaje que protagoniza el corto de ‘stop motion’ que estrena el estudio Celeste

Cineastas. La directora Yashira Jordán. Abajo, Eugenia Montefiore con Igor Gopkalo Streiff. Foto: Mauro Escobar

Dubicel. Foto: Mauro Escobar

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas / La Paz

02:15 / 31 de enero de 2018

Dubicel nació como un cuento, pero es un augurio. Es la historia de un niño capaz de materializar objetos mágicos que aparecen en sus sueños. Es también el primer cortometraje que el estudio Celeste —afincado en Argentina, pero con proyectos en México, EEUU y Bolivia— plantea como producción propia. Es un trabajo hecho en familia, con pasión por el stop motion, técnica de animación que busca dar la sensación de movimiento de objetos estáticos con una serie de imágenes fijas sucesivas. Es la cinta a la que el cantautor argentino Kevin Johansen prestó su voz para guiar el relato.

El puppet, el muñeco articulado del personaje de Dubicel llegó a La Paz y visitó la feria de Alasita el 24 de enero. A las 12.00 estuvo rodeado de maletitas, de billetitos, de fortuna. “Este es un año muy importante para él, llegar en esta fecha es algo muy simbólico”, cuenta Yashira Jordán, directora de cine paceña —estrenó su ópera prima Durazno en 2104— que codirige el cortometraje con el argentino Igor Gopkalo Streif, que además está a cargo de la dirección de animación.

“El proceso de producción de Dubicel es muy parecido al de Celeste. Comenzó pequeño y terminó gigante. La mezcla de sonido se va a hacer en la escuela de cine de Cuba y hemos logrado que Kevin Johansen se enamore del corto, una producción asociada con Polar Studio (México), con un screening en Imax y 4k. Cuando vi esa versión he llorado, fue algo que nunca hubiese imaginado”.

Eugenia Montefiore con Igor Gopkalo Streiff. Foto: Guadalupe Rodríguez

Es que Celeste Estudio Creativo —fundado en 2011 por Jordán, Ezequiel Suárez Greck y Ezequiel Gonzales— es una cocina de proyectos y sueños. Uno de éstos es el Taller Latinoamericano de Stop-Motion (TLSM), que tiene el objetivo de promover la producción en animación, compartir la información y el conocimiento. “Buscamos ser más horizontales, por eso traemos expertos de Laika (estudio de animación stop motion estadounidense especializado en largometrajes), algo que en Hollywood es imposible”, explica Yashira Jordán. Se han realizado ya dos versiones en Argentina y dos en Bolivia —en Cochabamba y La Paz—, con invitados de lujo, como el animador estadounidense Alex Juhasz (El Principito y The Babadook, entre otros).

El grupo además trabaja Anacronte en México, un proyecto de CGI (imágenes generadas por computadora) de hiperrealismo 3D y ha creado Belisario: el pequeño gran héroe del cosmos para el Planetario de La Plata. Se trata de la primera producción animada en formato fulldome (que permite ser proyectada en 360 grados) que se realiza en Latinoamérica.  

El reto ha hecho que cada miembro del equipo —con la ayuda de voluntarios que dejaron el corazón en el taller— haya participado en Dubicel cuidando cada detalle del proceso. “Con el codirector Daniela Scelsio y Matías Paradela, el director de arte nos hemos pasado meses trabajando y pintando piezas pequeñas conseguidas en campañas de chatarra retro para las escenografías, con objetos de los 80 y 90, trabajamos con cosas preciosas”.

Y es que la historia de Dubicel está relacionada con el Atompunk o retrofuturismo, universo para el que se trabajó casi por dos meses solo en el arte “pintando, pegando cositas. El codirector se pasaba horas de horas animando”.

Pese a la horizontalidad, los roles de trabajo se han respetado en busca de equilibrio, para no dejar de ser profesionales en los resultados. “Se ha generado un equipo súper sólido, Igor ha conseguido a los mejores animadores de Argentina. Gracias al TLSM hemos podido trabajar con muchos de ellos porque se han producido encuentros entre animadores”.

Pero Dubicel existe desde hace muchos años. “Antes de que exista Celeste o que yo pensara en trabajar en animación llegó un amigo mío, Mauro Escobar, y me narró un cuento, la historia se llamaba Dubicel. ‘Quisiera hacer una historia animada, es un niño que trae objetos mágicos de sus sueños’, me dijo. A mí me pareció bello, y que además se podía hacer. Y se quedó guardado en el baúl. Años después, cuando dijimos que Celeste debía tener un corto propio, Dubicel salió del baúl. Le llamé a Mauro para que me ceda la historia y para que sea además el director de fotografía”.

Fue así que Igor, el animador estrella de Celeste, encabezó esa dirección y Matías Paradela asumió la dirección de arte y cada miembro del estudio fue luciendo sus cualidades y además empezaron a sumarse talentos. Tanto que se armó un taller en el que entraba más y más gente. Jordán llegaba y habían 40 personas pintando o en carpintería. “Había que cocinar más, sí. Era hermoso”.

Todo iba viento en popa. A celeste se sumó Maximiliano Aceto, Hernán Moyano y el Planetario de La Plata, que puso la cámara y aportó económicamente. Allí se estrenará el corto en Argentina.

 La directora Yashira Jordán.

Tras la filmación había mucho trabajo todavía: la posproducción. A diferencia de una película tradicional, la labor es mucho más morosa, pues hay que animar las fotografías, montarlas, renderizarlas (generar los videos mediante el cálculo de iluminación CGI), editar y hacer la posproducción de audio. Todo el proceso tomó un aproximado de tres años.

Ya Kevin Johansen dejó su voz —además de una sorpresa para el público— y la posproducción se culmina en estos momentos con Luis Bolívar. Y en dos semanas, el corto estará terminado. La primera proyección será a finales de abril en La Plata. “Es el año de la fortuna para Dubicel: nos va a traer muchos viajes y va a unir mucho a la familia de Celeste porque implica muchos recuerdos, la misma historia es muy simbólica: Él es un niño que quiere ver las estrellas y hace sus sueños realidad”.

Dubicel

Con la voz de Kevin Johansen

Dirección: Yashira Jordán

Codirección y animación: Igor Gopkalo Streiff

Dirección de Arte: Matías Paradela

Construcción: Ezequiel Suárez Greck y Matías Bellusci

Dirección de Fotografía: Mauro Escobar

Productores Asociados: Maximiliano Aceto Hernán Moyano Ezequiel Gonzales Daniela Scelsio

Planetario: Ciudad de La Plata

Polar Studio: Guadalajara México UCRONO

Diseño: Industrial Synergia La PlataMúsica original Micaela CarballoOrquesta Bratislava Simphony Orchestra, grabada en Bratislavia, EslovaquiaMúsicaTototomásDirector de Sonido Luís BolívarScript Anamaría Aguirre Chourio Narración de la IntroMaría Laura RuggieroRealizaciónMariela Barcos Catalina GalmánTamara MonteroMaria Eugenia Montefiore 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia