Editorial

Emotivo reencuentro familiar

La Razón (Edición Impresa)

23:36 / 23 de agosto de 2018

El lunes, decenas de surcoreanos cruzaron, con el corazón en la boca, una de las fronteras más “calientes” del planeta, a fin de poder reencontrase con sus seres queridos, a quienes no veían desde hace casi siete décadas, como resultado de la guerra fratricida que en 1953 fragmentó no solo la Península Coreana, sino también a miles de familias que por cuestiones fortuitas quedaron en lados distintos de la frontera.

Esposos, esposas, hermanos, abuelos, padres, madres, hijos e hijas que añoraron desde entonces poder reencontrarse; caro anhelo que el pasado lunes se materializó, durante algunas horas, para los miembros de 89 familias surcoreanas, escogidas de un total de 57.000 solicitantes, que se reencontraron con 180 familiares en un hotel de Corea del Norte ubicado en la zona militarizada que separa ambas naciones.

Sin duda uno de los encuentros más emotivos lo protagonizaron una madre de 92 años y su hijo, a quien vio por última vez cuando éste tenía solo cuatro años, y que para su mala fortuna quedó al otro lado de la frontera, junto con su esposo, cuando se establecieron los límites entre las dos Coreas. Un encuentro por demás conmovedor entre dos ancianos (el hijo tiene ahora 71 años), que se produjo entre lágrimas, abrazos y sollozos, y que pone con evidencia diamantina no solo algunas de las terribles secuelas que toda guerra conlleva, sino también y sobre todo la necesidad de acabar cuanto antes la absurda enemistad que perdura en la Península Coreana.  

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia