Columnistas

Primero las elecciones limpias

Sería un completo absurdo que al fundamentalismo estatizante le siga ahora un fundamentalismo mercadista

La Razón (Edición Impresa) / Horst Grebe

21:59 / 14 de diciembre de 2019

Las previsiones de los organismos internacionales anticipan un lento crecimiento de la economía mundial en este año, que se prolongará también hacia el futuro próximo, debido a la incertidumbre del desempeño de la economía de China en vista de las sanciones arancelarias que utiliza Estados Unidos en su contra; las cuales a veces se aplican y otras veces quedan en suspenso. Tales circunstancias debilitan a uno de los principales motores del crecimiento global en el pasado, sin que se establezcan por el momento nuevos polos de impulso dinámico al comercio y las inversiones globales.

Contribuye también a las expectativas de un crecimiento mediocre la incertidumbre sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que en ninguno de los escenarios futuros implica un comportamiento económico más dinámico que en el pasado.

Otros factores que se suman al cuadro de incertidumbre tienen que ver con las nuevas condiciones imperantes en la geopolítica de los hidrocarburos, que forman parte central en las negociaciones sobre cambio climático, pero que asimismo están siendo determinadas por el reacomodo de las fuentes de abastecimiento de gas natural a Europa central, mediante un gasoducto directo de Rusia a Alemania.

Todos los aspectos mencionados repercuten de manera negativa sobre el desempeño de las economías latinoamericanas, que de por sí ya están pasando por uno de los períodos de menor crecimiento en décadas, debido a las crisis de Venezuela, Argentina, Brasil y México; es decir, los cuatro países más grandes de la región. Es cierto que cada uno de esos países tiene desbalances particulares, pero en la suma ocasionan repercusiones negativas sobre el resto de la región latinoamericana.

Casi todo lo mencionado ya estaba presente en el balance de años anteriores, y fue planteado en su momento por parte de varios economistas, cuyos argumentos fueron olímpicamente despreciados por las autoridades económicas de turno, con el argumento de que en Bolivia se había inventado un modelo de economía inmune a las crisis externas y que el blindaje principal del país estaba constituido por el excepcional nivel de las reservas internacionales.

Es verdad que el nivel de las reservas internacionales en comparación con el nivel del PIB y en cotejo con otras economías sirvió para mostrar un país económicamente estable. Pero faltó decir que también se trataba de una planta productiva y una estructura del empleo particularmente rígidas y con una fuerte aversión al cambio. El dogmatismo imperante en las esferas gubernamentales fue retroalimentado sistemáticamente con la manipulación de las cifras estadísticas y de los indicadores macroeconómicos y sectoriales.

Sería un completo absurdo que al fundamentalismo estatizante le siga ahora un fundamentalismo mercadista, cuyo fracaso ya está demostrado en varios países. Se requiere, en cambio, un debate amplio e informado sobre todos los requisitos institucionales y materiales para emprender una senda larga de desarrollo económicamente dinámico, socialmente incluyente y ambientalmente sostenible.

En ese contexto, el Gobierno de transición tendría que abstenerse de tomar iniciativas que agiten los espíritus especulativos, puesto que el cambio de rumbo económico y las reformas institucionales tendrán que adoptarse después de las elecciones, luego de que los partidos participantes y sus respectivos candidatos concurran a los debates imprescindibles sobre los diversos temas que configuran la agenda nacional y la política de relacionamiento internacional del país.

En esta ocasión el cotejo programático es un dato relevante para los electores. La organización del mismo constituye un desafío importante para medios de comunicación e instancias pertinentes de la sociedad civil.

* Economista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia