Columnistas

México, a contracorriente en la región

La agenda de cambios comprometida por Andrés Manuel López Obrador no es menor, y él lo sabe.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

06:49 / 17 de diciembre de 2018

En los últimos 35 años, México ha transitado a favor de la corriente ortodoxa del pensamiento político, económico y social. En una seguidilla de gobiernos del PRI y del PAN, y a pesar de la profundización de la desigualdad y pobreza, México seguía insistiendo en profundizar un modelo de desarrollo neoliberal. Todo esto, a contracorriente de lo que, más o menos en el mismo periodo, otros países latinoamericanos han hecho.

Hoy, nuevamente a contracorriente del giro a la derecha de América Latina, el país azteca estrena un flamante Gobierno de corte progresista que promete un cambio de época similar a la vivida con su Revolución de 1910. Por ello, y sin ninguna modestia, el flamante Presidente promete protagonizar la Cuarta Transformación de México, abordando una compleja agenda de cambios que incluyen el narcotráfico, la corrupción, la violencia y, sobre todo, una desigualdad monumental y ofensiva.  

Esta oferta de cambio de carácter histórico no puede ser comprendido al margen de su virtual protagonista: Andrés Manuel López Obrador (AMLO), una figura que acompaña la política mexicana por los últimos 20 años. Definido como un político de plaza, en un país de políticos de escalafón, López Obrador está forjado tanto por la tozudez como por su carisma. Y es tal vez su carácter carismático la novedad en la vida pública mexicana. Y es que una de las formas de comprender la permanencia del PRI durante decenios de gobierno es entender la ausencia en México de liderazgos personalizados, independientes del tejido burocrático. El capital político de los gobernantes desaparece cuando pierden su posición en el Gobierno. En parte por esto se explica la no reelección como piedra angular de su sistema político, acostumbrado desde hace décadas a un lenguaje ceremonioso, tecnocrático y pomposo.

Frente a esta cultura de políticos de gabinete, AMLO es un fenómeno único: se trata de un candidato de calle que habla persuasivamente y crea realidad política con lo que dice. Ya lleva una década de ininterrumpida campaña presidencial y su vida pública ha sido la escenificación de una batalla permanente contra el Goliat de la “mafia del poder”. Tal vez por ello, sostiene el analista Héctor Aguilar, “su talento se enciende en el conflicto”. López Obrador no negocia, pelea; y esto es nuevo en un campo político como el mexicano, siempre dispuesto a negociarlo todo. Se trata de un político profesional que consigue crear la ficción de ser un outsider del sistema.

A estas características, AMLO añade algo que asusta a sus adversarios: moviliza físicamente a la gente en torno a la indignación que se expresa en actos masivos (marchas, bloqueos, plantones). Nada temen tanto y manejan peor los políticos mexicanos como la ira en las calles. Esta indignación popular contra el mal gobierno se conjuga muy bien con su oferta electoral centrada en reminiscencias del pasado glorioso del Estado social de la Revolución mexicana, o de un regreso al “desarrollo compartido” de los años 70, en los tiempos del presidente Luis Echeverría.

La agenda de cambios comprometida por AMLO no es menor, y él lo sabe. En un país donde los cacicazgos locales gobiernan y se han normalizado los privilegios que otorga la corrupción, López Obrador quiere “pasar a la historia como un buen presidente”. Pero AMLO trae en su programa algo más que una promesa de combate a la corrupción y la inseguridad. Trae también un proyecto de regreso a la vía nacionalista y estatista. Para ello compromete “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México”. Sin embargo, esta buena voluntad no será lo único que requiere la transformación necesaria para mover las estructuras profundas de la desigualdad. Por lo menos ahora México vive la convicción de que el cambio es posible.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia